Cabecera OrienTapas

¿Quién viene aquí de tapas? ¡Únete!

martes, 10 de abril de 2018

"Pero te pueden llamar radical (y serlo)", por Raúl R. López

Raúl R. López Reyes, psicólogo y administrador de la página "Orientación educativa sistémica", ha publicado una reflexión sobre evaluación psicopedagógica y orientación educativa. Te animamos a añadir un comentario en la entrada pública de Raúl en Facebook, en el hilo abierto en Twitter o en LinkedIn.



Diseño de Horst Kiechle, compartido por Raúl R. López
A veces mantenemos aulas donde todo está previsto, ocupado, limpio y blanco (y una gran parte inmaterial “gris”, que lo ocupa todo y que por ello se deja de ver). Hay aulas donde todo tiene su sitio y un sitio para todo, pero, colmatadas, no les queda espacio para el espacio que necesita él, que necesita ella.

Para ese niño o niña, que observamos que no se está desarrollando con la naturaleza de todo su potencial. Para ese, esa, que sin duda es, el o la que preocupa a su tutor/a, y nos pide que evaluemos PSICOpedagógicamente. PSICO (en grande) y pedagógicamente (en la letra pequeña quizás para no leer), el origen de SUS dificultades (las del niño). Nos pide que, aislado, (y con frecuencia para aislar), tras observarle en el aula (al niño, no al aula), en un pequeño y extraño cuarto con él, analicemos (aunque no nos conozca ni le lleguemos a conocer) las razones (biológicas) de SU problema (y de los que ocasiona), de los que es, supuestamente, único responsable, único por tanto a transformar (igualar)... O si no es posible, a invisibilizar (en otro espacio, o incluso en otro más limpio y blanco lugar, de las afueras de cualquier ciudad).

A veces mantenemos aulas sin espacio para ese______, esa______, que tendrá una etiqueta en vez de su propio nombre.

O quizás, ya no se vaya haciendo esto, quizás ya no haya un, ese o esa, sino un todos y todas interdependientes, ligados e inseparables. La Orientación EDUCATIVA (con mayúscula) ya va luchando por dejar de etiquetar a las niñas y niños, y está empezando a evaluar, y con ello a ayudar a transformar, los contextos en el que les insertamos, cuando estos contextos les limitan, aprietan, asfixian, y matan cuando morir es vivir sin ser visto… El espacio donde les hacemos aprender, que para sobrevivir, has de seguir las supuestas inmodificables rígidas líneas del sistema, y olvidar tu propia dirección.

Evaluar los contextos y las relaciones con el mismo y con el otro, es ir a las raíces de los problemas y de la dirección de las respuestas, pero… Te pueden llamar “radical”.. 



Actualmente, psicólogo y psicoterapeuta.
Ha trabajado como orientador educativo.
Administrador de la página: Orientación educativa sistémica

2 comentarios:

  1. Raúl, me ha parecido un juego de palabras que no es tan juego, son verdades enmascaradas en un vocabulario que se ha asimilado para justificar lo injustificable. Gracias por abrir ojos y mentes

    ResponderEliminar